La píldora anticonceptiva o la píldora anticonceptiva es un fármaco hormonal reversible que se utiliza para la prevención de la concepción; de los diversos métodos anticonceptivos, se encontró que la píldora anticonceptiva es la que tiene el mayor porcentaje de eficacia (Bradshaw, Mengelkoch y Hill, 2020).

Anuncio Se estima que más de 100 millones de mujeres en todo el mundo utilizan la píldora anticonceptiva; Precisamente por la alta difusión, cada vez son más los estudios científicos que investigan los efectos que el uso de estos anticonceptivos provoca en el organismo.





Un estudio inicial realizado en 2017 mostró que las mujeres que tomaban regularmente la píldora anticonceptiva de estrógeno-progestágeno mostraban niveles elevados de cortisol, una hormona producida por las glándulas suprarrenales, en respuesta a estímulos estresantes me prolongué en el tiempo (Hertel et al., 2017).

Los efectos del cortisol en el cuerpo humano son bien conocidos, en particular hay un aumento de la frecuencia cardíaca, el azúcar en sangre y una disminución de las defensas inmunológicas. El cortisol es inicialmente útil para hacer frente al estímulo estresante, ya que promueve la inhibición de funciones corporales innecesarias, asegurando el máximo apoyo a los órganos vitales. Sin embargo, la persistencia a largo plazo de esta hormona en la sangre resulta perjudicial para nuestro organismo (Hertel et al., 2017).



También se han identificado efectos de la píldora anticonceptiva de estrógeno-progestágeno sobre la estructura y funciones cerebrales: en particular, existen alteraciones (específicamente una desactivación) a nivel de la corteza prefrontal que se encarga de controlar funciones ejecutivas . Una disminución de la actividad cerebral en esta área conduciría a problemas de comportamiento, como la capacidad de inhibir el comportamiento, problemas con precaución , de aprendizaje y de memoria (Petersen, Kilpatrick, Goharzad y Cahill, 2014). También hay una disminución en el volumen del hipocampo, otra área clave para la memoria a largo plazo (Hertel et al., 2017).

Anuncio Un estudio realizado en 324 mujeres, la mitad de las cuales tomaba regularmente la píldora anticonceptiva de estrógeno-progestágeno, tuvo como objetivo investigar cualquier diferencia en el desempeño cognitivo entre las mujeres que 'usan píldoras' y las que 'no usan'. Para ello, los dos grupos fueron sometidos a una serie de ejercicios cognitivos: por ejemplo, se mostraron dos imágenes aparentemente similares pidiendo encontrar diez diferencias en el menor tiempo posible. Los resultados muestran una diferencia significativa en la puntuación media entre los dos grupos: las mujeres que toman la píldora obtienen una puntuación más baja que las que no la usan (Bradshaw et al., 2020).

Los efectos de la píldora anticonceptiva sobre el cuerpo humano parecen ser múltiples, actualmente no existen muchos estudios al respecto y también muestran importantes limitaciones metodológicas, siendo principalmente estudios piloto; sin embargo, los investigadores, de acuerdo con estos resultados preliminares, subrayan la necesidad de futuros estudios para comprender mejor los efectos físicos, cerebrales y psicológicos de esta práctica anticonceptiva (Bradshaw et al., 2020).