Entre los trastornos de la personalidad, el trastorno histriónico y el trastorno esquizoide se pueden considerar en los dos extremos de un continuo que tiene en cuenta la expresividad y la inhibición.

Anuncio En concreto, según la DSM-5 (APA, 2013), el trastorno esquizoide de la personalidad se caracteriza por una falta de interés por las relaciones sociales y emocionales, frialdad emocional, desapego o afectividad aplanada, falta de placer en la experiencia sexual y por las actividades del grupo social. los trastorno histriónico por el contrario, se caracteriza por manifestaciones exageradas de emocionalidad, excesiva búsqueda de atención, egocentrismo, búsqueda de atención, falta de consideración por los demás, auto-dramatización y comportamientos excesivamente seductores y provocadores.





El presente estudio (Wang et al., 2020) tiene como objetivo investigar cómo los diferentes emociones influir en la actividad cerebral en pacientes con desorden de personalidad histriónico y esquizoide. La evidencia neuropsicológica básica es que las estructuras cerebrales involucradas en la regulación emocional incluyen tanto el tronco encefálico como las áreas corticales y subcorticales involucradas en la actividad visceromotora y somática compleja (Dolan, 2002). El método utilizado son las supresiones exteroceptivas (EE) de la actividad del músculo temporal, en las que se estimulan las aferencias sensoriales del tronco encefálico, lo que provoca una interrupción temporal de la actividad muscular voluntaria; la supresión se produce en dos fases, una temprana (ES1) y una tardía (ES2). Las áreas del cerebro se estimulan con estímulos emocionales externos tanto positivos (p. Ej. Felicidad, emoción) como negativos (p. Ej. Disgusto, tristeza, miedo). Los estímulos utilizados en el estudio consistieron en la presentación de imágenes y sonidos; Se utilizaron electrodos de grabación de superficie.

La muestra incluyó a 37 voluntarios sanos que componían el grupo control, 18 pacientes con trastorno esquizoide de la personalidad y 17 pacientes con trastorno histriónico de la personalidad del grupo experimental; los sujetos estaban equilibrados por género y tenían una edad promedio entre 18 y 25 años.



Se pidió a los participantes que completaran tres cuestionarios:

  • El Mood Disorder Questionnaire (MDQ, Hirschfeld et al., 2000): compuesto por 13 ítems con respuesta dicotómica (sí / no), investiga la presencia de síntomas y comportamientos relacionados con la manía y la hipomanía.
  • The Hypomania Checklist-32 (HCL-32, Angst et al., 2005): compuesta por 32 ítems dicotómicos (sí / no) que evalúan la presencia de síntomas hipomaníacos. En particular, se pide a los sujetos que respondan preguntas relacionadas con sus emociones, pensamientos, comportamientos, pero también sobre la duración de los síntomas y el impacto que han tenido en familia y en la vida laboral y social.
  • El Inventario de depresión de Plutchik-van Praag (PVP, Plutchik & van Praag, 1987): consta de 34 ítems que investigan la presencia de sintomas depresivos .

Anuncio Los resultados muestran que las puntuaciones medias de las pruebas fueron significativamente diferentes entre el grupo de control y los dos grupos experimentales. Específicamente, PVP tuvo puntuaciones más altas en pacientes esquizoides, mientras que MDQ y HCL-32 fueron más altas en pacientes con trastorno histriónico de la personalidad que en el grupo de control. Según la literatura, los esquizoides se ubican en un lado más introvertido, deprimido y retraído; mientras que los histriónicos se colocan del lado de la emoción y la expresividad. De hecho, la actividad cerebral de los esquizoides fue mayor que la del grupo de control si la imagen o el sonido presentado evocaba la emoción de tristeza o miedo; al contrario, los pacientes histriónicos estaban más estimulados por estímulos eróticos. En otras palabras, la duración de ES2 fue mayor en sujetos esquizoides ante la presentación de estímulos negativos y en sujetos histriónicos ante la presentación de estímulos positivos, en comparación con sujetos sanos. A nivel neuropsicológico, se destacó una disfunción del sistema cortico-cerebral asociada a los diferentes estímulos emocionales externos en los diferentes grupos.

El estudio tiene varias limitaciones. En primer lugar, solo participaron pacientes con trastorno de personalidad esquizoide e histriónico; la contratación de personas con otros tipos de trastornos de la personalidad ayudaría a confirmar los presentes hallazgos. En segundo lugar, solo se utilizaron cinco emociones como estímulos externos, otras como la sorpresa, la ira o el desprecio podrían mostrar efectos interesantes sobre los parámetros neurofisiológicos de estos pacientes. En tercer lugar, el tamaño de la muestra en cada grupo fue pequeño; Se necesitarían más estudios para confirmar los hallazgos actuales.