los trastorno obsesivo compulsivo (DOC) se caracteriza generalmente por la presencia de obsesiones y compulsiones . los obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes mentales que son percibidos como desagradables o intrusivos por la persona, que se siente tan obligada a implementar compulsioni , o conductas repetitivas o acciones mentales que permitan aliviar temporalmente el malestar causado por obsesiones .

Trastorno obsesivo compulsivo - TAG





Trastorno obsesivo compulsivo: clasificación

En el DSM-IV el trastorno obsesivo compulsivo fue incluido en la categoría de desórdenes de ansiedad , Pero de donde DSM-V abandona el capítulo de trastornos de ansiedad para ganar un nuevo capítulo dedicado y una entidad nosográfica autónoma junto con otros trastornos relacionados (trastornos obessivo-compulsivos y trastornos relacionados) en apoyo del creciente número de investigaciones que subraya los rasgos comunes que caracterizar los trastornos relacionados con espectro obsesivo compulsivo caracterizado, por tanto, por la presencia de pensamientos obsesivos y comportamientos repetidos.

Anuncio Adquieren su propia identidad diagnóstica para el trastorno de almacenamiento patológico. Acaparamiento (o disposofobia o acaparamiento compulsivo) y trastorno de excoriación de la pielTrastorno de picarse la piel. Luego, en el mismo capítulo, vuelven sobre desórden dismórfico del cuerpo y el tricotilomanía .



También incluido en el capítulo Trastorno obsesivo compulsivo sustancia inducida o siguiendo una condición médica y categoría AOtros trastornos obsesivo-compulsivos y relacionados especificados / no especificadosY las mejillas siempre acompañadas de repetidos intentos por parte del sujeto de controlar o detener la conducta en cuestión, tanto el obsesión de celos caracterizado por la preocupación (que no asume las características del delirio) acerca de la infidelidad de la pareja .

Trastorno obsesivo compulsivo: síntomas

los trastorno obsesivo compulsivo (DOC) se caracteriza generalmente por la presencia de obsesiones y compulsiones , aunque en algunos casos pueden estar presentes obsesiones sin compulsiones.

los obsesiones son pensamientos, impulsos o imágenes mentales que la persona percibe como desagradables o intrusivas. El contenido del obsesiones puede variar de persona a persona, algunos temas recurrentes involucran impulsos agresivos hacia otras personas, miedo a contaminarse u otros pensamientos de naturaleza sexual o sobrenatural. El elemento común de la obsesiones es que son impulsos no deseados por las personas, que producen emociones de temor , disgusto o sentimiento de culpa .



Esta angustia emocional puede ser tan intensa que las personas se sientan obligadas a realizar una serie de comportamientos (rituales) o acciones mentales para neutralizar obsesiones o eliminarlas de la mente. los compulsioni son comportamientos repetitivos (por ejemplo, lavarse las manos, repetir la misma acción varias veces) o acciones mentales (por ejemplo, contar, repetir fórmulas supersticiosas) que permiten a la persona aliviar temporalmente la incomodidad causada por obsesiones . A través de compulsioni la persona logra reducir la sensación desagradable de que algo anda mal o que algo malo puede pasar.

Sin embargo, el compulsioni no borran el obsesiones , que puede aumentar o repetirse con el tiempo. Además el compulsioni pueden volverse muy debilitantes, tomar mucho tiempo y ser un problema ellos mismos. La persona con trastorno obsesivo compulsivo Puede comenzar a evitar todas las situaciones asociadas con las obsesiones y limitar severamente su vida social o laboral.

los trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno predominantemente publicitario inicio temprano (la evidencia científica muestra que yo signos y síntomas del trastorno obsesivo compulsivo comienzan en la infancia en el 30-50% de los pacientes), pero el inicio puede ocurrir en la edad adulta e incluso tarde. El curso no siempre es crónico, sino compuesto y con variantes evolutivas, formas esporádicas y formas biológicas. Es un trastorno susceptible a eventos de la vida, específicamente, los eventos graves de la vida afectan la aparición en niños, adolescentes y mujeres mayores de 40 años; en este último, otro factor de riesgo está representado por el embarazo.

Trastorno obsesivo compulsivo: comparación de dos teorías

Cuando dicen trastorno obsesivo compulsivo se quieren decir dos cosas: a funcionamiento obsesivo orientado a la tarea imposible de buscar la certeza absoluta que genera una cascada de dudas sin fin. El segundo es el intento desesperado por evitar la culpa que, debido a las experiencias de la infancia, se considera intolerable y presagio del ostracismo.

Desde hace algunos años se propone una teoría (Aardema et al., 2003, 2007; O'Connor & Robillard, 1995, 1999) para explicar por qué pacientes con trastorno obsesivo compulsivo dudan, por ejemplo, que la puerta de la casa esté cerrada a pesar de verla cerrada y a pesar de que pueden sentir que está cerrada. Según esta teoría, esto dependería de una disfunción cognitiva: la confusión inferencial .

Confusión inferencial

los confusión inferencial sería una forma de procesamiento de la información que se caracteriza por la desconfianza en la información que proviene de los sentidos, como la vista y el tacto, y un exceso de confianza en las posibilidades que el paciente considera o imagina. En cierto sentido se podría decir que el confusión inferencial está estrictamente relacionado con la dificultad de discriminar entre hechos y representaciones propias de los hechos, por lo tanto con un déficit metacognitivo .

la demencia senil es hereditaria

Según esta teoría, el paciente obsesivo sigue sospechando que la puerta de la casa no está cerrada, a pesar de ver y tocar con la mano que está cerrada, porque confiaría más en las posibilidades abstractas que imagina ”.Puede que no haya girado la llave por completo', Y a la información que viene directamente de los sentidos: ver y tocar la puerta cerrada.

Es una teoría funcionalista, ya que no hace referencia a los objetivos y creencias del paciente, sino únicamente a disfunciones estrictamente cognitivas o, quizás, metacognitivas.

Parecería, por tanto, que una teoría funcionalista de trastorno obsesivo compulsivo recibió la confirmación experimental, en detrimento de la Teorías de valoración , es decir, de aquellas teorías que pretenden explicar la trastorno obsesivo compulsivo utilizando los propósitos / creencias .

Teorías de valoración

Segundo Francesco Mancini , uno de los principales expertos de trastorno obsesivo compulsivo por otro lado, el concepto de propósito es crucial para la explicación del sufrimiento psicopatológico mientras que los procesos y las creencias no son suficientes.

No considerar la importancia de las metas es una limitación presente en gran parte de los estudios sobre déficits cognitivos o metacognitivos, en los que se subestima que los procesos cognitivos y metacognitivos están orientados por las metas del individuo, por lo que lo que aparece como un déficit puede depender a partir de un uso de los procesos cognitivos al servicio de las metas del individuo.

Una rama bien conocida de la psicología cognitiva (Cosmides, Tooby, Trope y Liberman) demuestra que los procesos cognitivos, como el comportamiento, están al servicio de propósitos del individuo y están orientados de tal manera que minimizan el riesgo de costosos errores, con obvias ventajas evolutivas. Por ejemplo, quienes tienen miedo de cometer un error culpable tienden a orientar los procesos cognitivos, tanto los Toma de decisiones (Mancini y Gangemi, 2003; Gangemi y Mancini, 2007) es el razonamiento, de forma prudencial, que implica la confirmación de la hipótesis más temida, incluso cuando, inicialmente, no era la más creíble para el paciente (Mancini y Gangemi, 2002a, 2002b, 2004, 2006).

Este último aspecto es importante porque sugiere que el sesgo de confirmación está involucrado en el mantenimiento y agravamiento de los trastornos psicopatológicos, como lo afirma el cognitivismo estándar, que es la tendencia a confirmar los supuestos más creíbles, y por lo tanto un factor estrictamente cognitivo, sino más bien el 'intención de evitar el compromiso de sus propósitos, que es un factor de motivación.

yo pacientes obsesivos Por tanto, sospechan, por ejemplo, que la puerta de entrada está abierta a pesar de verla cerrada y a pesar de que pueden tocar que está cerrada, no por una disfunción cognitiva sino porque procesan la información de forma congruente con sus inquietudes. Es decir, como apuntan muchas otras investigaciones, en consonancia con el miedo a tener que reprocharse por haber dejado la puerta de entrada abierta y por tanto haber facilitado la entrada de ladrones. Si tengo miedo de tener que culparme por dejar la puerta de entrada abierta, entonces es mejor no subestimar la posibilidad de que haya permanecido abierta.

Para resumir, por tanto, según este enfoque, las personas con trastornos de ansiedad perciben como catastrófico, es decir, inaceptable e insoportable, el compromiso de algunos propósitos (una falla o contaminación en el trastorno obsesivo) y los procesos cognitivos con los que procesan información relevante para el sus miedos están orientados de una manera que minimiza el riesgo temido pero que, al mismo tiempo, mantiene y agrava las creencias de peligro.

Reconocer el papel de los objetivos y, por tanto, de las inversiones protectoras de los pacientes con trastorno obsesivo compulsivo , implica la oportunidad de orientar la intervención psicoterapéutica hacia una mayor aceptación de los riesgos de comprometer las metas propias (Mancini y Gragnani, 2005; Cosentino et al., 2012; Mancini y Perdighe, 2012; todo el vol 9, N 2 , Diciembre de 2012 de Cognitivismo clínico)

De hecho, la aceptación de un riesgo implica una menor inversión protectora y esto modifica los procesos cognitivos de una manera que puede facilitar el cambio de las representaciones del peligro.

Terapia del trastorno obsesivo compulsivo

Si no se trata, el trastorno obsesivo compulsivo puede ser profundamente angustiante para la persona y puede afectar significativamente la capacidad para manejar los aspectos más básicos de la vida, como realizar el trabajo y mantener relaciones sociales equilibradas.

Las pautas internacionales más acreditadas para tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo indicar cómo los tratamientos de primera línea son los terapia de conducta cognitiva (TCC) y farmacoterapia con inhibidores de la recaptación de serotonina (SRI). Desafortunadamente, en la práctica clínica sucede muy a menudo que los pacientes, especialmente aquellos que han recibido terapia con medicamentos, no tienen una respuesta clínica adecuada; en estos casos se procede con dos estrategias alternativas de aumento a la terapia con SRI: la adición de un segundo fármaco, concretamente un antipsicótico de segunda generación (risperidona, quetiapina, aripiprazol, etc.) o la adición de una terapia cognitivo-conductual . Las dos estrategias, encaminadas a obtener una mejora en la respuesta, se consideraban hasta ahora igualmente efectivas, aunque ningún estudio se había molestado nunca en compararlas.

Sin embargo, los resultados de un trabajo reciente (H. B. Simpson et al., 2013) sugieren que la mejor estrategia de tratamiento en pacientes con trastorno obsesivo compulsivo , que responde parcialmente a los fármacos SRI, es la terapia cognitivo-conductual basada en la Exposición y Prevención de Rituales, mejor en términos de eficacia, mejor en términos de aceptabilidad y tolerabilidad.

Aunque el estudio destaca la efectividad de la terapia cognitivo-conductual en el trastorno obsesivo compulsivo , no debemos olvidar que hay muchos pacientes que no responden, así como pacientes en los que quedan síntomas residuales que pueden limitar gravemente la calidad de vida. En todos los casos de respuesta inadecuada es necesario tener en cuenta la posible y frecuente comorbilidad con otros trastornos, en particular con Desorden de personalidad , que, como se ha demostrado ampliamente, empeora los resultados del tratamiento de trastorno obsesivo compulsivo (Thiel et al., 2013).

Para optimizar el terapia del trastorno obsesivo compulsivo Por tanto, es necesario evaluar a fondo la co-ocurrencia de los trastornos de la personalidad y abordar, en paralelo al uso consistente de técnicas de terapia cognitivo-conductual, aspectos de esta patología que pueden permitir la interrupción de factores que mantienen la trastorno obsesivo compulsivo relacionados con problemas de personalidad, o incrementar la colaboración terapéutica, con la razonable esperanza de obtener mejores y estables resultados.

Trastorno obsesivo-compulsivo y tratamiento cognitivo-conductual (TCC)

Una de las terapias más utilizadas para tratamiento de trastorno obsesivo compulsivo , que ha demostrado ser eficaz en los trastornos de ansiedad, es el terapia de conducta cognitiva . la Terapia de conducta cognitiva usos:

  • Intervenciones psicoeducativas: el paciente dispone de nuevas formas de leer pensamientos y estados de ánimo.
  • Técnicas de exposición: se establecen pasos graduales con el paciente para afrontar el evento o situación temida, con el fin de afrontar los miedos temidos en diferentes contextos, generalmente desde los menos molestos hasta los más aterradores.
  • Eliminación de conductas de control: a veces tan habituales como automáticas, las conductas de control son todas las acciones que se realizan para prevenir el evento temido (evitar ir a determinados lugares, estar en determinadas situaciones, ...). A menudo son los costos que implican las estrategias de control los que convencen a la persona de la necesidad de ayuda.
  • Reestructuración cognitiva: se identifican y discuten los pensamientos que mantienen ansiosos los síntomas, por ejemplo las convicciones de peligro o la tendencia a catastrofizar un evento desagradable.

En tratamiento de trastorno obsesivo compulsivo las técnicas de control de exposición y respuesta y la terapia cognitiva mostraron resultados estables en el tiempo y comparables a la intervención farmacológica con antidepresivos, con un promedio de 15 sesiones (Otto et al., 2004, Abramowitz, 1997; van Balkom et al. , 1994; Ougrin 2011).

Franklin y Foa (2002) afirman que las técnicas de control de exposición y respuesta, por ser efectivas, deben ser aplicadas con rigor, con exposiciones de al menos 90 minutos. En el caso de Trastorno obsesivo compulsivo , solo el 21% de los pacientes muestran mejoría al final de una terapia cognitiva. Este dato puede explicarse por el hecho de que un modelo unívoco que guía la parte cognitiva de la intervención aún está poco desarrollado, mientras que las intervenciones propuestas actúan mayoritariamente a nivel conductual.

Trastorno obsesivo-compulsivo y atención plena

yo círculos viciosos obsesivos , en rituales no compulsioni se convierten en verdaderos pilotos automáticos, durante los cuales el paciente ya no es consciente de sus efectos reales y de su significado. En este sentido, la problema obsesivo podría definirse como un estado de inconsciencia grave (falta de conciencia) que incluye los siguientes déficits: rimuginio , parcialidad atento, fusión pensamiento-acción, sesgo de no aceptación, autoinvalidación perceptual, sesgo metacognitivo relacionado con estados internos.

La practicar la atención plena , integrado con la terapia cognitivo-conductual, puede ofrecer una perspectiva más global, interviniendo sobre los síntomas y sobre la persona. Allí Atención plena es:

La conciencia que surge al prestar atención intencionalmente, en el momento presente y sin juzgar a la ocurrencia de la experiencia momento a momento.

(Kabat-Zin, 2003)

los protocolo de atención plena Para el trastorno obsesivo compulsivo , consta de (al menos) 10 sesiones. Se puede usar individualmente o en grupos, tanto en un entorno residencial como ambulatorio. También hay una sesión extra con familiares o con personas significativas para pacientes, con fines psicoeducativos y vivenciales.

El objetivo principal de este protocolo para el trastorno obsesivo compulsivo es adquirir, a través del practicar la atención plena , la capacidad de reconocer y aceptar conscientemente pensamientos, emociones y sensaciones no deseadas, sin reaccionar de las formas habituales y automáticas que tienden a mantener y alimentar los síntomas.

A través de exposición consciente (exposición consciente) es posible exponer al paciente a estímulos ansiogénicos de forma consciente y teniendo contacto con el presente; esto le permite cambiar el foco de atención a otros aspectos de la experiencia y perder la importancia del pensamiento.

sentencias de perdon por traicion

La práctica de la mente observadora permite a los participantes darse cuenta de cómo reaccionan a los estados internos. La técnica de validación de la experiencia perceptiva entrena al paciente a una nueva relación con la experiencia sensorial, utilizándola para obtener una visión clara y verdadera de la realidad y previniendo reacciones obsesivas.

Todo el protocolo trata sobre la aceptación y promoción de una actitud de autocompasión. El sentimiento patológico de culpa, el sentido de responsabilidad y la no aceptación de los propios límites son de hecho factores que alimentan la problemática obsesiva .

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (TOC): ¿Cuál es la diferencia?

los Trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad (DOCP) puede aparecer con el Trastorno obsesivo compulsivo (DOC) (De Reus, Emmelkkamp, ​​2012; Cain, Ansell, Simpson, Pinto, 2015) pero los dos trastornos no se superponen. Los dos trastornos difieren sustancialmente en que en trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo pueden estar ausentes obsesiones y compulsiones (Pinto, Eisen, 2011), típico en cambio en trastorno obsesivo compulsivo Además, el trastorno de personalidad lo vive de forma egosintónica el paciente, es decir, quien lo padece apenas siente malestar con sus características de personalidad, que considera altamente adaptativas. En trastorno obsesivo compulsivo en cambio, el paciente está atormentado por los síntomas que desea eliminar.

Trastorno obsesivo compulsivo de la personalidad (TOC)

los trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo es el tercer trastorno de personalidad más común en la población psiquiátrica (Zimmerman, Rothschild, Chemlinski, 2005; Rossi, Marinangeli, Butti, Kalyvoka, Petruzzi, 2000).

síntomas y causas de los ataques de pánico

los trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo (DOCP) se caracteriza (DSM-5) sobre la base de algunos rasgos de personalidad específicos: preocupación por los detalles, perfeccionismo , excesiva devoción al trabajo y la productividad, extrema escrupulosidad, dificultad para delegar tareas, dificultad para arrojar objetos innecesarios, codicia, terquedad y rigidez.

Este trastorno está asociado con una dificultad en el funcionamiento psicosocial y una calidad de vida reducida.

Anuncio Los individuos con este trastorno muestran un nivel moderado de dificultad en el funcionamiento de la personalidad que se manifiesta en las siguientes áreas: identidad, intimidad, empatía , capacidad de autodirección. Además del perfeccionismo rígido, pueden estar presentes dos o más de los siguientes rasgos psicopatológicos de personalidad: perseverancia, afectividad restringida, evitación de la intimidad.

Individuos con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo se sienten constantemente obligados a alcanzar metas y luchan por dedicarse a momentos de placer y relajación. Controlan a los demás y si los demás se salen de control, se vuelven hostiles y pueden tener estallidos ocasionales de ira tanto en el hogar como en el trabajo.

Siempre considerando el dominio de las relaciones interpersonales, la calidad de adjunto archivo está comprometido en trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo . Resulta que a menudo no se formaba un apego seguro y que los pacientes recibían poco cuidado y una protección excesiva durante la niñez con un fracaso posterior en el desarrollo emocional y empático (Nordhal, Stiles, 1997; Perry, Bond, Roy, 2007).

También es importante (Dimaggio, Montano, Popolo, Salvatore, 2013) tener en cuenta también circunstancias relativamente recientes que pueden haber contribuido a la cristalización de un patrón patógeno. El esquema interpersonal patógeno es una estructura procedimental intrapsíquica consolidada en el tiempo a través de experiencias, una representación subjetiva del destino que nuestros deseos encontrarán en el curso de las relaciones con los demás.

Un tema con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo puede tener un deseo de autonomía y exploración, pero imagina que si muestra espontáneamente sus emociones e inclinaciones, el otro se mostrará crítico, agresivo, punitivo e imponente; en respuesta, el sujeto siente miedo y asombro y controla las emociones (inhibición emocional) y el comportamiento, renuncia a la exploración bloqueando los planes autogenerados espontáneos y se ajusta a las expectativas del otro, experimentando una sensación de restricción junto con una sensación de ineficacia personal, seguido de una hipertrofia de la relevancia de las reglas (rasgo obsesivo); también puede imaginarse mostrando sus emociones y propensiones, pero prevé que el otro se decepcionará y sufrirá; en respuesta, la persona se siente culpable y pierde convicción en el deseo, abandonando la exploración y bloqueando los planes autogenerados espontáneos. Esto crea un circuito para mantener los problemas interpersonales.

Las estrategias que el sujeto desarrolla a lo largo del tiempo para adaptarse a la expectativa de cómo el otro tratará sus deseos, a su vez provocan respuestas emocionales y conductuales en el otro que muchas veces, de manera inconsciente, confirman las creencias negativas iniciales de la persona, generando , así, un ciclo interpersonal patógeno que contribuye a mantener el trastorno. Piense, por ejemplo, en la tendencia común en trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo sobrecargado de compromisos, tareas, con gran dificultad para delegar o pedir ayuda. En ese momento, al no verse ayudado (no haberlo pedido), el paciente percibe al otro desatento, sin voluntad de brindar ayuda.

El otro por su parte, no escuchando las solicitudes de ayuda, y de hecho enfrentando la obligada autosuficiencia de paciente con personalidad obsesivo-compulsiva , prefiere mantener la distancia sintiendo su propia ayuda inútil y sus propias intervenciones como inadecuadas y cuestionables. Sin embargo, en algunos momentos, el paciente, sobrecargado de trabajo e irritable por la fatiga, estalla de rabia al ver al otro que no lo apoya y protesta por el apoyo que, inmoralmente, le fue negado. El otro en este punto se siente fácilmente criticado injustamente y reacciona a las acusaciones de formas que disminuyen su voluntad de ayudarse a sí mismo.

De acuerdo con la información recopilada de la experiencia clínica, es posible esbozar en el trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo una serie de patrones interpersonales que tienen diferentes motivaciones:

  • Motivación dominante: apego. En este caso, el esquema conducirá a la persona hacia el deseo de ser visto, amado, apreciado, pero el otro se representa como frío, negador, desatento. En respuesta, se activa el sistema de rango social: estas personas esperan ser amadas si su valor es considerado adecuado por las cifras de referencia. En ese momento, por tanto, se comprometen, se organizan, planifican, tratan de estar siempre preparados, de dar lo mejor de sí mismos, de ser impecables, perfectos y apegados a las reglas;
  • Motivación: autoestima. La persona desea ser capaz, adecuada, pero representa al otro como crítico, invalidante; en respuesta, la persona siente ira, se siente triste, falla y desarrolla el rasgo obsesivo como estrategia destinada a compensar la sensación de ineficacia personal. El resultado son estados de sobrecarga, fatiga física y psíquica que a menudo se expresan a través de una serie de síntomas psicosomáticos bastante relevantes combinados con preocupaciones hipocondríacas y que incluyen, por ejemplo, gastritis, síndrome del intestino irritable, dolores abdominales e intercostales;
  • Motivación: autonomía / exploración. Las acciones y elecciones de la vida diaria no están asociadas con la sensación de ser generadas internamente. Los sujetos con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo de hecho, en su mayoría se guían por sus altos e inflexibles estándares de ética y desempeño, pero tienen dificultad para reconocer que tienen deseos, intenciones, propósitos que surgen de sus inclinaciones más íntimas y dejar que los guíen sin juzgarse a sí mismos. El resultado es una inhibición del sistema exploratorio y una falta de agencia. Un posible origen histórico, deducido de los relatos de muchos pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo es que cuando intentaron explorar y perseguir planes autónomos, tuvieron que lidiar con figuras parentales invalidantes, fácilmente decepcionantes, críticas o duramente punitivas. En respuesta, sintieron miedo, perdieron la convicción en el deseo, renunciando a la exploración y bloqueando los planes autogenerados espontáneos.

yo pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo Además, debido a la dificultad para establecer prioridades entre sus tareas, a menudo se sienten bloqueados, suspendidos, creyendo que el tiempo nunca es suficiente y el esfuerzo nunca es suficiente y, como consecuencia, luchan por cumplir con los plazos.

Desde un punto de vista emocional, yo sujetos con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo están convencidos de que sus sentimientos y emociones siempre deben ser controlados, fundamentalmente porque se consideran intrínsecamente incorrectos, un signo de debilidad moral.

La idea de experimentar algo que consideran indigno los expone, en su mente, al riesgo de culpa, acusaciones y finalmente, abandono por parte de otros o castigo. En general, por tanto, tratan de controlar sus afectos y aparecen rígidos, formales y apenas se dejan ir, tanto que se les define como fríos y poco expansivos.

La experiencia subjetiva de estos pacientes se caracteriza por un sentimiento de culpa ante la idea de haber actuado de manera irresponsable y, por tanto, de haberse hecho daño a sí mismos y / oa otros; sensación de ineficacia, ansiedad, miedo a ser criticado y / o castigado por los errores cometidos. A menudo sienten ira consigo mismos cuando no cumplen con los estándares o con los demás cuando no se comportan con el debido celo. Su enfado no es explosivo, es más comedido, controlado, aflora en el rostro y en el tono de voz incluso más que en el lenguaje. El deber guía sus vidas y cuando surgen deseos de jugar y relajarse, por un lado critican y se sienten culpables, por otro se sienten forzados y tienden a rebelarse contra quienes imponen deberes desde fuera.

La comprensión de los propios pensamientos, los de los demás y las propias emociones fluctúa en la misma persona a medida que varía la calidad de las relaciones. Recuerde que en pacientes con Desorden de personalidad la metacognición depende en gran medida del contexto emocional y la calidad de la relación (Dimaggio et al., 2013).

En general, la metacognición es disfuncional en pacientes con trastornos de personalidad: pacientes con trastorno de personalidad obsesivo-compulsivo se correlacionan con estilos de personalidad rígidos y se adhieren inflexibles a las reglas. El estilo rígido se correlaciona con problemas metacognitivos en las áreas de diferenciación e integración, pero de forma inversa con respecto a las expectativas, es decir, una mayor presencia de estas características se vincula a una mejor metacognición.

Trastorno obsesivo compulsivo - TOC

Viñetas de Lorenzo Recanatini - Alpes Editore

Texto editado por Serena Mancioppi

Trastorno obsesivo compulsivo - TOC, descubra más:

Obsesiones

ObsesionesLas obsesiones son pensamientos egodistónicos o imágenes mentales que ocurren de manera persistente y sin una motivación adecuada para la conciencia del individuo.